Hipotecas

Representantes del mundo del toro en el magno desfile 'Memorial Diego López de Haro'

20 de octubre de 2018 | Toros | patiodecuadrillas.com

Este domingo, a partir del mediodía, partirá desde las Caballerizas Reales de Córdoba

En el mayor desfile ecuestre en la Historia por las calles de Córdoba, que se va a celebrar este domingo, 21 de octubre, a partir del mediodía desde las Caballerizas Reales, con el que se rendirá un merecido homenaje a Diego López de Haro, quien fuera Caballerizo Mayor del Rey, creador de las Caballerizas Reales de Córdoba, que este año cumplen su 450 aniversario; no podía faltar una representación del mundo del toro.

Así, junto a Celtíberos, Romanos, Musulmanes, Órdenes Militares, Tercios de Flandes, Guardia Real, Ejército, Guardia Civil, Policía Nacional, Policía Local, alta Escuela, Doma Clásica, Doma Vaquera, Hermandades, Asociaciones y Coches de Caballos; desfilarán Mayorales, Alguacilillos, Rejoneadores y Picadores.

Itinerario
El itinerario de este magno desfile tendrá su salida desde las Caballerizas Reales de Córdoba para continuar por la Avenida del Alcázar, Avenida del Corregidor, Paseo de la Victoria, Avenida de Cervantes, Avenida de América, Paseo de Colón, Alfaros, Capitulares, Calle la Feria y Paseo de la Ribera, para finalizar de nuevo en las Caballerizas Reales.

Organizado por La Casa de Las Cabezas, cuenta con la colaboración de Ayuntamiento de Córdoba, Diputación de Córdoba, Imtur, Club Hípico de Córdoba, Córdoba Ecuestre. Club de Enganches de @Tradición, Federación Andaluza de Hípica, El Cañuelo, Museo de Gilena, Equinuvi, Arriola&Partners y Universidad de Córdoba.

Biografía
Diego López de Haro Sotomayor y Portocarrero era hijo de D. Luis Méndez de Haro y Sotomayor, señor de El Carpio (Córdoba) y de Sorbas y Lubrín (Granada) y de Dª Beatriz Portocarrero. Fueron sus abuelos paternos D. Diego López de Haro y Dª Beatriz Méndez de Sotomayor, y maternos D. Pedro Portocarrero y Dª Juana de Cárdenas. Casó con Dª María Angela de Velasco, hija de D. Cristóbal de la Cueva, conde de Siruela, y de Dª Leonor de Velasco. Tuvo dos hijas: Dª Beatriz de Haro y Sotomayor que sucedió a su padre en el mayorazgo y casó con su tío, D. Luis Méndez de Haro, hermano de su padre; y Dª María de Haro y Velasco, que casó con D. Gómez de Sotomayor.

Merced a los servicios prestados a la monarquía tanto por su parte como por sus antecesores, Felipe II le concedió el Marquesado de su villa de El Carpio el 20 de enero de 1559, convirtiéndose por tanto en I marqués de El Carpio.

En 1561 acrecentó el mayorazgo que había instituido en 1508 su abuela Dª Beatriz de Sotomayor, con una importante incorporación de bienes. El 5 de julio de 1565 se fundó un nuevo mayorazgo al incorporar al antiguo, los bienes de D. Luis Méndez de Haro, hermano de D. Diego, casado con su hija Dª Beatriz de Haro y Sotomayor. Estos bienes eran entre otros, las villas cordobesas de Adamuz y Pedro Abad que en 1564 había comprado D. Luis de Haro a Felipe II.

El 12 de julio de 1567, D. Diego López de Haro accedió al regimiento de Córdoba por compra de una veinticuatría por la que pagó 2.000 ducados a la Hacienda real. A pesar de tener este oficio en Córdoba, residió habitualmente en El Carpio y la corte. Su actuación en el cabildo municipal cordobés fue muy escasa y puntual, lo que le ocasionó problemas a la hora de percibir su salario como tal.

Las cláusulas de su testamento reflejan a un hombre de gran religiosidad y profundo y sincero amor a su rey. Tenía además una gran preocupación por la pureza de su apellido y casa, que le llevó a condicionar los casamientos de sus sucesores con “personas de conocido linaje”, aunque no tuvieran caudal. Asimismo, manifestó siempre su preferencia por el apellido Haro que, según él, debía anteponerse a cualquier otro en sus sucesores, impidiendo de esta manera que se perdiese.

De su hija Dª Beatriz de Haro y Sotomayor y de su hermano y yerno D. Luis Méndez de Haro, tuvo dos nietas: Dª María Díaz de Haro y Sotomayor y Dª Beatriz de Haro y Sotomayor. La primera sería la heredera de la casa y por ello, a la muerte de su padre D. Luis Méndez de Haro en septiembre de 1566, ejerció como tutor de ella su abuelo D. Diego López de Haro. A la muerte de éste, Dª María Díaz de Haro se convirtió en II marquesa del Carpio. Casó Dª María con D. Francisco Pacheco de Córdoba, primogénito de D. Diego Fernández de Córdoba, caballerizo mayor de S.M. Tuvieron un hijo, D. Diego López de Haro y Sotomayor, III marqués del Carpio, a quien el rey Felipe III concedió el 2 de noviembre de 1625 el título de caballerizo mayor de las caballerizas reales de Córdoba para él y sus sucesores, hombres o mujeres, quedando éste perpetuamente unido a “la casa, mayorazgo y estado de El Carpio por juro de heredad”. Al morir D. Diego López de Haro y Sotomayor sin sucesión, pasó el marquesado a su tía Dª Beatriz de Haro y Sotomayor que fue, por tanto, IV marquesa de El Carpio. En mayo de 1640 el rey Felipe IV concedió la Grandeza de la casa al V marqués de El Carpio, D. Diego López de Haro y Sotomayor. En 1688 la VIII marquesa de El Carpio, Dª Catalina Méndez de Haro casó con D. Francisco Álvarez de Toledo, duque de Alba, por lo que entroncaron desde entonces ambas familias.
(Fuente: Real Academia de la Historia)



Comentarios

No existen comentarios para esta publicación