Munuera Montero: "A veces los sueños se hacen realidad"

28 de diciembre de 2018 | +deporte | Minuto90.com

El árbitro jienense, afincado en Córdoba y que ha conseguido la internacionalidad, repasa su carrera y sus experiencias en el mundo del arbitraje profesional en el fútbol

José Luis Munuera Montero (Jaén, 19-05-84) recibió su escarapela como nuevo árbitro FIFA, por lo que estrenará a partir del 1 de enero de 2019 su condición de internacional de forma oficial, pasando a formar parte de la élite del arbitraje nacional y de la decena de árbitros españoles que son internacionales. Munuera Montero se suma a Mateu Lahoz, Undiano Mallenco, Gil Manzano y Del Cerro Grande, los cuatro en el grupo de élite de UEFA; y a Estrada Fernández, Hernández Hernández, De Burgos Bengoetxea, Sánchez Martínez y Martínez Munuera. De este modo, Munuera Montero se convierte en el primer jiennense y el primer cordobés que lo consigue, y lo hace con "mucha ilusión, ganas y responsabilidad".

José Luis afirma que "parece mentira, pero a veces los sueños se hacen realidad y quién lo iba a decir hace 20 años cuando yo me imaginaba y soñaba con ser árbitro de Primera, conseguir ahora el logro internacional".

El nuevo colegiado internacional confiesa que "comencé con 15 años para 16. Lo hice porque mi hermano era árbitro en ese momento y el equipo de mi colegio desapareció y vi el arbitraje como una salida muy buena, porque a mí me gusta mucho el fútbol, me encanta. Arbitrar, viajar por la provincia de Jaén, empezar desde abajo…y el error fue ese, probarlo, porque una vez que lo pruebas es muy difícil salir porque te engancha y la verdad es que yo he descubierto realmente mi vocación en el arbitraje".

De pequeño, es el sexto de diez hermanos, "jugaba de defensa central, además era de los durillos", por lo que aún entiende más los férreos marcajes que se dan muchas veces. Nacido y criado en Jaén, allí vivió hasta que cuando arbitraba en Segunda B se tuvo que trasladar a Córdoba por motivos laborales, al "comenzar a trabajar en un laboratorio farmacéutico". Este jiennense acordobesado, como él mismo se define, y afincado en Córdoba, es licenciado por la Universidad de Granada en Filología Hispánica, aunque no ejerce; tiene un máster en Dirección Deportiva por la Federación Española y además trabajó en Grandes Cuentas en un laboratorio farmacéutico hasta hace diez meses y se encuentra en excedencia de dos años en los Laboratorios Grupo Alter. Además, ahora "me he convertido en empresario hostelero y he montado en Córdoba una cafetería que se llama 'Colombia 50 Café', en la Plaza de Las Tendillas".

Tras dirigir cinco temporadas en Tercera División, lo hizo tres en Segunda B (10-13), tres en Segunda (13-16), y de momento son tres las que lleva en Primera División, categoría en la que debutó en la temporada 16-17 con un Celta-Leganés que concluyó 0-1. Curiosamente, en la pasada jornada, José Luis dirigió un nuevo Celta-Leganés (0-0) en la máxima categoría.

Sobre el día de su debut, Munuera Montero confiesa que "fue una emoción inolvidable, y lo que realmente sentí es la gran responsabilidad que tenemos los árbitros a este nivel. Ahí fui consciente de lo mediático que es el fútbol, de la repercusión que tiene todo y fue un día maravilloso, un día especial que nunca jamás olvidaré". A partir de ahí "una temporada muy buena, la segunda también, y estamos en la tercera. El primer año venían conmigo de asistentes el cordobés Matías Caballero y Alfonso Baena Espejo, que me acompañaron y me ayudaron muchísimo a estabilizarme y a tener un primer año importante, sobre todo Matías que llevaba ya una trayectoria de 15 años en Primera. El segundo año, me acompañaron como asistentes Alcoba Rodríguez y Alfonso Baena Espejo, y esta temporada he comenzado con los mismos, pero a partir de enero me acompañará un asistente internacional como es Íñigo López de Cebrián y continuará Alfonso Baena Espejo".

No oculta que está deseando tener su primer nombramiento internacional y confiesa que "he estado en nueve ocasiones en partidos internacionales de cuarto y de adicional, y espero con mucha ilusión mi primer nombramiento como árbitro principal a nivel internacional".

En total son 45 partidos los que de momento ha dirigido José Luis Munuera Montero en la máxima categoría y "tengo recuerdos de muchísimos partidos, por ejemplo, de un partido diferente que se jugó a puerta cerrada entre el Barcelona y Las Palmas el día del referéndum, el 1 de octubre. Son partidos que te marcan, que tienen circunstancias especiales".

A nivel de jugadores "me han impresionado muchísimos, tanto para bien como para mal, porque la Liga tenemos a los mejores y a los que nos gusta el fútbol nos gusta ver a buenos y grandes jugadores. A nivel personal, el trato de Xavi Prieto (Real Sociedad) y Andrés Iniesta (Barça), me han marcado para bien".

Afirma que no es difícil pitarle ni a Cristiano Ronaldo ni a Messi: "No es difícil. Es conocer sus características y capacidades y no son especialmente complicados de arbitrar. Además, no son jugadores que te protesten normalmente, se dedican a jugar y con nosotros no ocasionan ningún tipo de problema".

Desde estas líneas, en una entrevista concedida a la RFAF, el nuevo colegiado internacional se atreve a decirle a los niños que empiezan en el mundillo del fútbol que "disfruten mucho aprendiendo y jugando al fútbol, que es un deporte maravilloso, con muchísimos valores, que te enseña muchas cosas, que te enseña a perder, a ganar, a levantarte, muchos valores muy positivos, les diría que jugasen al fútbol mucho y que luego valorasen la opción, como profesión, de dedicarse al arbitraje porque también es una profesión que va muy ligada a unos valores muy fuertes y que a mí personalmente me ha forjado a nivel personal en todos los aspecto y siempre para bien. Para mí el arbitraje ha sido el mejor colegio, la mejor escuela y la mejor universidad. A todos los chavales entre 15 y 20 años les recomendaría ser árbitro, para que crecieran como persona. La persona crece ante las adversidades y el arbitraje te pone en tesitura de muchas adversidades y eso te ayuda a crecer".

Dentro de ese maremágnum de estadios que Munuera Montero ha pisado, como el Santiago Bernabéu, el Nou Camp, el Wanda, Mestalla… "no es que impresionen, es que te hacen ser más consciente de la responsabilidad y del impacto que tiene arbitrar en Primera División".

También habló que las diferencias entre Primera, Segunda y Segunda B son "la velocidad del juego, el impacto mediático y por supuesto los estadios, porque también hay grandes jugadores en Segunda y Segunda B lo que pasa que, por circunstancias, no llegan".

No niega que le gusta pitar "cualquier partido de Primera, me hace mucha ilusión" y que "sueño con un Mundial, por soñar que no quede y nunca hay que dejar de soñar".

Como curiosidad, de momento, junto a González González, son los dos únicos árbitros a los que el VAR aún no ha rectificado ninguna decisión y eso lo único que le dice es "que seremos los siguientes, nos queda menos para que nos rectifiquen". Y afirma que el VAR es "una herramienta que hace el fútbol más justo y aunque siempre existirá la polémica, los árbitros estamos encantados en tener un ángel de la guardia que nos ayude en momentos puntuales a salvar un error claro".

Cataloga el arbitraje español de "excelente, el mejor, porque nos preparan para ello y tenemos un equipo técnico de primer nivel". Además, afirma que el andaluz goza "de buena salud, con dos árbitros en Primera, Melero López y yo, que nunca ha perdido su plaza de internacional y para mí es un honor ser el sustituto de Fernández Borbalán y ha sido un honor recoger de su mano la escarapela FIFA". Por último, también habló del arbitraje cordobés y afirmó que "sigo muy de cerca a los árbitros de Tercera y División de Honor, soy profesor del colegio cordobés".

Por último, lanzó un mensaje a los jóvenes "que disfruten, que piensen en el presente, que sepan disfrutar día a día cada partido, que piensen en el presente pero que sueñen con grandes objetivos en el futuro". Y no quiso terminar sin agradecer "a toda mi familia, mis amigos y a todos los compañeros que han hecho posible que yo pueda conseguir este título internacional, en especial con los que comencé en un principio en mi etapa regional y a los tres asistentes que me han acompañado en Primera. Y por supuesto, a Eduardo Herrera por el apoyo incondicional que siempre me ha mostrado y nunca olvidaré un partido en Lepe, una final de juveniles entre el Real Madrid y el Barcelona, que vino a verme junto a Pedro Borrás".



Comentarios

No existen comentarios para esta publicación