Recomienda este artículo a tus amigos
12 de Abril de 2007 | FAC / Jesús Bernier

Positivo balance de la Temporada de Caza en Andalucía

Llega la primavera, y eso significa que se ha acabado la temporada, aunque sin duda que para el cazador significa también el comienzo de la siguiente campaña. Han sido ocho meses de periodo hábil, teniendo en cuenta que en gran parte de nuestra geografía la temporada comenzó en el mes de julio. Desde el verano hemos podido disfrutar de la afición por la caza que nos une, practicando las diversas modalidades que este deporte nos ofrece, y a estas alturas, lejos de pensar que los aficionados están ya cansados de salir a cazar, estoy seguro de que un gran número de cazadores están ya ilusionados en la próxima temporada.

 
 

Ésta es una actitud que debemos saber orientar para conseguir que el cazador esté mejor considerado por otros colectivos, y no se tenga la imagen de un cazador ansioso por salir al campo a matar todo lo que se cruce en su camino. Cuando digo esto, es porque estoy convencido que la gran mayoría de cazadores son amantes de la naturaleza como los que más y que disfrutan de una jornada de caza independientemente de los resultados obtenidos.

Ha finalizado la temporada y es un buen punto de inicio para empezar a preparar la siguiente, es el momento apropiado para aprovechar esa pasión e ilusión por la caza que todos tenemos, para trabajar en aquello que nos gusta, la caza y la naturaleza. En estas líneas, pretendo hacer ver que aunque ahora haya finalizado la temporada de caza, nuestra relación con ella y su entorno no tiene porque ver su punto y final hasta la temporada que viene. Más bien debemos darnos cuenta de que tal y como está hoy día la situación, como evoluciona la agricultura, el cambio que está sufriendo el medio rural con el boom inmobiliario…, tenemos suficientes motivos para preocuparnos por la actividad cinegética, y trabajar en que esto que tanto nos gusta, pueda seguir deparándonos muchas satisfacciones. Es, por lo que desde estas líneas propongo que esto no sea mas que un punto y seguido, y que la ilusión que la caza nos despierta, nos haga participar activamente en nuestros cotos para que la temporada siguiente podamos seguir disfrutando como lo hemos hecho hasta ahora.

Creo que es la época propicia para comenzar un trabajo de gestión que nos va a deparar tantas satisfacciones como salir a cazar. Es bastante conveniente salir al campo a colaborar con el guarda de nuestro coto cinegético, con el titular o con las personas que están trabajando para que todos podamos cazar. Participar de esta manera en nuestro coto es una actividad que nos va a ayudar a conocerlo mejor, vamos a conocer realmente las dificultades a las que se enfrenta una perdiz a la hora de llevar hacia adelante a su pollada o el padecimiento de nuestros conejos, que año tras año vemos como siguen cayendo, víctimas de ésas, ya tan conocidas y dañinas enfermedades.

Es realmente gratificante poder conocer el día a día de nuestro acotado, y no limitarnos a dar un paseo en el coche los días previos a la apertura de la veda. Sinceramente creo que es mucho mas gratificante el poder disfrutar del campo en esta faceta, viendo como aportando nuestro granito de arena, hemos ayudado a estas especies a salir adelante. Todos somos conscientes de las grandes dificultades a las que se enfrenta cualquiera de nuestras especies cinegéticas para subsistir, ya no es como antaño, en que la caza se criaba sola. Ahora es necesaria nuestra ayuda, debemos estar ahí para poner agua allá donde no tienen, o colocar comederos, o hacer algunas siembras, o simplemente estar ahí colaborando en la medida de lo posible. Animo a aquellos cazadores que no lo hayan experimentado a que lo lleven a la práctica, pues sin duda les va a dar otro punto de vista a la hora de disfrutar de una jornada de caza. Si somos capaces de planteárnoslo así, es posible que tengamos la oportunidad de seguir disfrutando de nuestra afición durante los próximos años. Dirán muchos de ustedes, que el título del artículo poco tiene que ver con lo que contiene, al menos hasta el momento, pues poco se está hablando de cómo se ha desarrollado la temporada, pero créanme, si no somos conscientes de lo que tenemos entre manos, de poco servirán los balances, es hora de que los cazadores nos demos cuenta de que si nosotros no miramos por la caza, nadie lo va a hacer.

Como he dicho antes hasta ahora no he hecho referencia alguna a como se ha desarrollado la temporada en nuestros campos, es hora de que en líneas generales, hagamos un repaso a lo acontecido en los meses pasados. Al contrario que la temporada anterior, el invierno y la primavera pasada no se dio nada mal, y las lluvias permitieron que especies como la perdiz y el conejo encontraran las condiciones propicias para reproducirse, y no defraudaron. El CONEJO tuvo un buen año de cría, y pese a que mediada la primavera sufrió algún brote de neumonía y ya entrado el verano le tocó lo mismo con la mixomatosis, hemos podido disfrutar de una población bastante aceptable en la mayoría de nuestros cotos. Es importante hacer constar que a pesar de las enfermedades, parece que el conejo se va haciendo cada año más inmune a éstas y se ve menos afectado, sobre todo a la mixomatosis. Un hecho a destacar es que a diferencia de lo que ocurría antaño con la mixomatosis en que cuando pegaba no dejaba apenas conejos en el campo, se viene observando que actualmente los efectos de ésta no son tan devastadores, y haciendo una buena gestión en nuestro coto, y sabiendo cortar a tiempo su caza cuando observamos algunos individuos afectados, lograremos que gran parte de los conejos enfermos se recuperen. No ocurre lo mismo con la neumonía, que hasta ahora, cuando llega con virulencia no hay quien la pare.

El papel del conejo en la temporada ha sido bastante bueno, sobre todo en la época estival, pues en un año como éste, en que la media veda ha sido muy irregular en toda la comunidad, la caza del conejo es la que ha salvado el comienzo de la temporada. En cuanto a la PERDIZ, ha sido un año bastante bueno. En este caso hemos podido comprobar cómo la gestión realizada el pasado año ha dado su fruto. El año anterior, un buen número de cotos decidieron no cazar la patirroja debido al mal año que habíamos tenido a causa de la sequía, eso es un ejercicio responsable y a buena cuenta que seguro que los socios de esos acotados lo han agradecido en gran manera. En otros casos, y haciendo gala de esa responsabilidad, ha habido cotos que han abierto la temporada para la perdiz, pues han considerado conveniente prorrogar la veda un año más hasta alcanzar una población adecuada que garantice la continuidad de ésta. Siguiendo con el repaso a la Caza Menor, las migratorias han brillado por su irregularidad. En la media veda, tórtolas y palomas destacaron por su ausencia en gran parte de las Sociedades, en algunos casos se hicieron tiradas aceptables, pero por lo general, como he comentado antes, el salvador de la época estival ha sido el conejo.

En cuanto al zorzal, que es una de las migratorias preferidas por los cazadores, ha tenido también un comportamiento atípico, pues ha habido cotos en que a principio de temporada han tenido una población abundante, pero no se ha mantenido a medida ha ido avanzando el año. Con carácter general, la temporada de zorzal no ha sido de las mejores, estando por debajo del nivel alcanzado la pasada temporada de caza. En cuanto a la Caza Mayor, ha sido un año bastante positivo. Aquí también se observan los resultados de la gestión de la temporada anterior, en que se limitó su caza por los motivos antes mencionados, y se ha tenido la oportunidad de disfrutar de muy buenos trofeos.

Como conclusión a este artículo, podemos decir que la temporada por lo general en nuestra comunidad andaluza se puede calificar de buena, que creo habrá satisfecho a la mayor parte del colectivo de cazadores. Espero que cada uno de nosotros hagamos un balance de la temporada, y reflexionemos realmente con la situación de la caza y con la actitud que el cazador debe mostrar.

Debemos darnos a conocer al resto de la sociedad como un colectivo de amantes de la naturaleza, que trabajan durante todo el año para garantizar la subsistencia de esas especies tan queridas por todos pero hasta ahora, descuidadas también por la mayoría. Es hora de que demos testimonio de que la caza es un deporte que además garantiza la conservación del medio, y desterremos de una vez por todas la imagen del cazador que la gran parte de la sociedad tiene.

Es hora de que nos impliquemos y trabajemos por ello, sin duda eso nos hará ver las cosas de otra manera y nos ayudará a apreciar realmente lo que tenemos, sin duda ese es el mejor balance que podemos hacer de la temporada.

 



Comentarios

No existen comentarios para esta publicación
Deja un comentario

La FAC premia a ´Canal Sur TV´

El próximo día 21 de abril se celebrará el VI Día de la Caza Andaluza en la localidad malagueña...

 

La primera fase de la remodelación del pescódromo concluirá este año

Las principales autoridades cordobesas asistieron a la puesta de la primera piedra de las obras...

 
1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 > >>
 

GARMAN COMUNICACIONES. S.L tlf. 630 66 40 66Aviso legalPolitica de privacidad | Diseña y desarrolla XPERIMENTA