Un cambio forzado y otro posible

25 de abril de 2017 | Liga 1,2,3 | Toni Cruz

Antoñito dejará el once por acumulación de tarjetas ante el Mirandés, pudiendo entrar en su lugar Héctor Rodas. Juli, ya con más ritmo tras su lesión podría sentar a Markovic

Luis Carrión se congratuló en la previa del choque ante el Mallorca de poder repetir el once con el que logró vencer al Almería. Dicho y hecho, porque llegada la hora del encuentro calcó los mismos protagonistas que empezaron a correr una semana atrás.

El viernes en sala de prensa no podrá decir lo mismo, toda vez que Antoñito (el único amenazado de sanción) fue el primero en ver tarjeta –también es mala suerte- en el choque de Son Moix. Así pues, Carrión tendrá que reconstruir la alineación aunque –dentro de lo que cabe- más que cambio será una vuelta a los orígenes.

De hecho, el catalán ya debió retirar al sobrecargado lateral diestro por Héctor Rodas, pasando a Caro al lateral y dejando al valenciano como pareja de Deivid en el centro de la zaga. Sería la solución más natural, teniendo como otras alternativas retornar a los tres defensas y dos carrileros (no lo ha hecho desde el regreso de Deivid) o bien colocar de centrales a futbolistas reconvertidos como Edu Ramos o Luso.

El otro cambio que se barrunta para el duelo del domingo afectaría a la vanguardia. Juli ha ido teniendo minutos una vez ya recuperado de su lesión en el sóleo y ya dispuso de media hora ante el Almería y de 34 minutos ante el Mallorca. Siempre reemplazando al mismo jugador, Sasha Markovic. El balcánico, autor del tanto frente al Almería, no estuvo demasiado afortunado frente al Mallorca y teniendo en cuenta que Juli ha sido una pieza clave siempre que ha estado físicamente a tope tanto para Oltra como para Carrión podría regresar a un once que tiene que ganar sí o sí al Mirandés. Mañana, en la sesión a puerta abierta de la semana, se irá saliendo de dudas.