Malos principios y ventajas demasiado efímeras

21 de noviembre de 2016 | Liga 1,2,3 | Toni Cruz

El Córdoba ha empezado por debajo en el marcador en siete de los quince partidos disputados. Desperdició en dos ocasiones con suma facilidad la ventaja conseguida

Al Córdoba le penalizó en Anduva el domingo su mal inicio. Una vez más esta temporada, los cordobesistas debieron nadar contracorriente por haber saltado al campo con la cabeza en otra parte. El gol de Pedro Martín en el 22’ no hizo sino continuar una saga difícil de tragar en lo que va de campaña y que le ha hecho perder –de momento- el tren que conduce a Primera.

En siete de los quince partidos –casi la mitad- el conjunto blanquiverde ha comenzado por debajo en el marcador. Ante UCAM, el equipo de Oltra encajó en el 72’ por mediación de Góngora –el choque lo igualó en la última jugada Luso, de cabeza-. En Huesca, el desastre comenzó en el 4’ con un tanto de David Ferreiro. Ante el Numancia fue en el 19’ cuando Manu del Moral abrió la cuenta del envite y en el 39’ coló Pelegrín para el Elche. Justo ese mismo tiempo necesitó el Almería para meterle tres a Kieszek.

El único partido de los últimos tiempos en el que la escuadra cordobesista –que no deja su portería a cero desde su último triunfo el 24 de septiembre- llegó al descanso sin encajar fue frente al Mallorca. Pero los baleares se llevaron el encuentro en dos chispazos (y dos errores defensivos).

Al menos queda el consuelo de que, aparte de ante UCAM, el Córdoba fue capaz de igualar frente a Elche, Numancia y Mirandés. Eso sí, en las únicas dos ocasiones en las que el conjunto blanquiverde fue capaz de ponerse por delante en los dos últimos meses la ventaja apenas le duró un suspiro. Cuatro minutos en Zaragoza –en otro error defensivo- y tres en El Arcángel ante el Valladolid.

Tal vez revisando todos estos datos uno entienda cómo, a pesar de la igualdad, el Córdoba ha pasado de estar en zona de ascenso a distar de ella ya cinco puntos.