Dos delanteros, dos camisetas y dos situaciones distintas

6 de abril de 2017 | Liga 1,2,3 | Toni Cruz

Rodri y De Tomás, dos jugadores de ataque, se intercambiaron en verano los equipos y viven momentos extraños mientras siguen cumpliendo con sus citas con el gol

Rodri Ríos llegó a Córdoba dispuesto a olvidar una temporada complicada en Valladolid. Raúl de Tomás hizo lo propio, aterrizando a última hora del verano en el equipo del Zorrilla. Los dos son delanteros. Los dos tienen características parecidas. Los dos llevan ya un buen puñado de goles. Los dos viven circunstancias curiosas en sus respectivos equipos.

Rodri lleva 10 goles en 2467 minutos repartidos en 30 partidos (uno cada 246). El soriano ha anotado dos en las últimas semanas y se ha convertido en la única referencia ofensiva clara del equipo tras la lesión de Piovaccari. Aventaja en siete dianas al siguiente goleador blanquiverde. Y, sin embargo, su rendimiento ha sido censurado por un sector de la grada de El Arcángel, que parece que se la tenga jurada. De hecho, Rodri festejó su gol al Zaragoza del pasado 11 de marzo llevándose la mano a la oreja para reivindicar su valía ante las críticas.

De Tomás, por su parte, suma 7 dianas en 1141 minutos repartidos en 26 partidos (apenas diez de ellos como titular). Su promedio anotador es buenísimo: gol cada 163 minutos. Ya ha colado más dianas que el año pasado en el Córdoba y, de hecho, ha anotado algún tanto de muy bella factura. En Zorrilla le tienen en muchísima consideración, solicitando en muchas ocasiones la grada su entrada cuando los partidos se complican. Sin embargo, Paco Herrera no termina de confiar en la labor del dorsal 47 del equipo albivioleta. Entre los tres últimos choques apenas ha contado con 51 minutos e incluso Dejan Drazic –quien todavía no ha marcado- ha entrado en ocasiones antes en los encuentros que el madrileño.

Rodri jugará seguro ante su ex equipo en Pucela. De Tomás, teniendo en cuenta que Juan Villar podría no llegar a tiempo, es muy probable que también. Son dos nueves que tampoco están teniendo una temporada del todo tranquila en la 16-17, aunque vivan dos situaciones completamente distintas.