Gavilan

¡Pa' Alicante! (21-22)

13 de marzo de 2019 | Balonmano | Pablo Mansilla

El Ángel Ximénez AVIA se clasifica por segundo año seguido para la Final8 de la Copa del Rey pese a perder frente al Balonmano Benidorm en el Miguel Salas

Final feliz para el Ángel Ximénez AVIA Puente Genil. Ante su gente y en un Miguel Salas digno de las grandes citas, firmó su pase a la Final8 de la Copa del Rey de balonmano pese a perder 21-22 frente al Benidorm. El 22-23 de la ida resultó clave para el equipo local, que por tercera vez en seis temporadas rompe barreras y cumple con su cita con la historia.

La fortaleza defensiva fue el sustento de pontanos y alicantinos para desplegar su juego. Evitando a toda costa cometer errores que, inevitablemente, se producían, la primera línea local desplegó un saber estar cargado de seriedad y contundencia en tareas de la propia área como de la contraria. La iniciativa ofensiva era, no obstante, del Benidorm. Muy fallón y desacertado ante el marco del Ángel Ximénez AVIA. Salió vivo el cuadro de Julián Ruiz de una situación de inferioridad tras la cual vivió su primer momento difícil al situarse 4-6 rozando el ecuador de la primera. Rudovic, con su tercer gol, redujo la diferencia al mínimo.

La tensión se apoderaba del brazo de los jugadores. Una línea que rompió Juan Castro con una asistencia “a lo Laudrup” para Leo Almeida. El brasileño, con su primera diana, situó las tablas a seis en el luminoso. Dicho tanteo inyectó una confianza práctica al Ángel Ximénez AVIA, comprometido en tareas defensivas que podían costar acciones de contragolpe. La zona de pivote supuso un generador de goles que valían por una ventaja para los pontanos. Leo Almeida, tras un tiempo muerto de Julián Ruiz, puso el 8-7 que neutralizó enseguida Álvaro Cabanas desde el punto fatídico. Las internadas de Rudovic para buscar el chut o el pase a la zona de seis metros causaban sangre en Benidorm. Revin, totalmente superado en esas acciones (pasó por Puente Genil hace un año y le buscaron las cosquillas) dejó los huecos para que el Ángel Ximénez AVIA se situase 11-8. Máxima diferencia y cabreo de dimensiones bíblicas de Zupo Equisoain, que quemó su primer tiempo muerto a falta de tres minutos para el respiro genérico. Una pausa que despertó a los de Puente Genil liderados por el montenegrino Rudovic para marcharse a la caseta con un marcador favorable de 13-9.

La segunda mitad daba comienzo con una exclusión en contra del equipo visitante – Revin fue el damnificado – y una ampliación de la máxima ventaja local a cinco tantos (14-9). Y si el ataque fuese poco, una mano de Dios desplegada por De Hita salvó un gol cantado de Simonet en un robo de balón. Situación crítica para el Benidorm, que acabó despertando y endosando un parcial de 1-4 para cimentar un ajuste del tanteo (14-13, min. 36). La igualdad volvía a palparse en el 40x20, con un cuadro alicantino más entonado en portería que obligaba a los locales a dar un paso al frente del mismo modo que hizo en el primer periodo. El aliento de la afición pontana lo inspiró cada uno de los jugadores del Ángel Ximénez AVIA para apretar los dientes y situar otra diferencia favorable de tres tantos. Pero la segunda parte supuso una losa para los de Julián Ruiz.

Cabanas, desde la línea de siete metros, sostenía a los de Zupo – cinco goles desde la línea – hasta igualar el marcador a 17. El desgaste y la estrategia de la eliminatoria paró el juego por un instante. El justo para que los de Julián Ruiz se tomasen un respiro. Marcador de 18 iguales con todo por decidir en diez minutos. Zupo Equisoain pidió tiempo muerto y Porras adelantó al Benidorm después de varios minutos. Julián Ruiz también paró el choque con el 18-19 que igualaba la eliminatoria. La madera se topó con Barros para evitar al portugués empatar el partido. No con Víctor Alonso, que puso el 19-19 a cinco para la conclusión. El sueco Skillhammar dio ventaja al Benidorm y encontró la respuesta gourmet de Víctor Alonso. Y en el último minuto, con ventaja de un gol para los visitantes, De Hita salvó al Ángel Ximénez AVIA, que acabó festejando por todo lo alto su tercera presencia en una fase final del torneo del KO.

ÁNGEL XIMÉNEZ AVIA PUENTE GENIL 21–22 BALONMANO BENIDORM

21. ÁNGEL XIMÉNEZ AVIA PUENTE GENIL (13+8): De Hita (p), Matt Días, Sergio Barros (2, 1p), Juan Castro (2), Rudovic (6), Chispi (1), Víctor Alonso (6) – siete inicial – Lombés (ps), David Jiménez, Juanlu Moyano, Gabi Chaparro, Leo Almeida (5)

22. BALONMANO BENIDORM (9+13): Leo Vial (p), Gonzalo Porras (3), Paván (1), Dapiran (1), Revin, Cabanas (8), Skillhammar (2) – siete inicial – Rubén Marchán, Simonet (4), Rivero (2), Carlos Grau (1), Calderón

PARCIALES CADA CINCO MINUTOS: 1-2, 3-3, 5-6, 7-7, 9-8, 13-9 (descanso); 14-11, 15-13, 17-15, 18-18, y 21-22.

ÁRBITROS: Peñaranda Ortega y Yagüe Moros. Descalificaron a Zupo Equisoain. Excluyeron por los locales a Leo Almeida (2), Víctor Alonso y David Jiménez y por los visitantes a Rivero, Revin, Carlos Grau y Simonet.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la vuelta de la cuarta ronda de la Copa del Rey de balonmano, disputado en el Pabellón Municipal “Alcalde Miguel Salas” de Puente Genil (Córdoba) ante más de 500 espectadores.



Comentarios

No existen comentarios para esta publicación