La importancia de una victoria

9 de diciembre de 2016 | Balonmano | Pablo Mansilla

El Ángel Ximénez AVIA Puente Genil busca un triunfo ante un rival directo, el Balonmano Benidorm, para evitar los puestos de descenso

Dicen que lo más difícil en el deporte es ganar. Porque sólo puede ganar uno. Y mañana, en Puente Genil, todos visten un color. El negro, el de la camiseta del Ángel Ximénez AVIA. Y no precisamente por el luto. Todo lo contrario. Para hacer más fuerte y temible el Miguel Salas, para convertirlo en un fortín, y para que el contrario note que los de Quino Soler quieren derramar la última gota de sudor, una más que el rival, para dejar dos puntos trascendentales al término de la primera vuelta en casa. Eso será a partir de las seis y media de la tarde, cuando los pontanenses reciban al Balonmano Benidorm en un duelo clave por evitar la caída al pozo durante dos meses para los de Puente Genil.

La cita es una de las más importantes de la temporada, y excepto Mario Porras – que también, porque sufre los partidos más desde fuera que dentro – estarán todos disponibles. Hasta Chispi, que ya reapareció el pasado miércoles más de un año después de lesionarse en Logroño de su rodilla derecha. El plantel quiere despedir el 2016 en liga con un triunfo delante de su afición, que les va a arropar como siempre y, a la vez, como nunca. El equipo pontanés llega a la cita tras haber perdido en El Sargal contra el Ciudad Encantada de Cuenca, y la consigna es dar la vuelta a la moneda. Que en vez de cruz, sea cara. Y junto a la parroquia que tanto les alienta.

Por su lado, el Balonmano Benidorm tampoco pondrá las cosas fáciles. Practica un juego muy contundente, atrevido, valiente, y a tener en cuenta. Le ha faltado suerte y no le han acompañado los resultados en la primera vuelta. Sin embargo, lo que ha sumado y el último triunfo contra Puerto Sagunto en el derbi de la Comunidad Valenciana les otorga una oportunidad de salir de la zona baja a costa del Ángel Ximénez AVIA Puente Genil. Nadie quería llegar a esa realidad, pero es la que ha tocado. La irregularidad de los pontanenses, su falta de victorias lejos de Puente Genil, y por momentos, la dureza del calendario, han determinado el momento que toca afrontar este sábado. Un sábado que sabe a final. Un sábado que se quiere saborear con dos puntos de oro y cuyo peso en kilates no está cuantificado.