El CBM quiere la primera como local ante un talentoso filial culé

18 de octubre de 2019 | Balonmano | Redacción

Los granates reciben el sábado en la IDM Fátima al Barça B con la idea puesta en volver a sumar tras un extraño arranque liguero

Tras aplazar por compromisos internacionales de jugadores su encuentro liguero ante el Antequera el fin de semana pasado, el Cajasur CBM retorna a la competición recibiendo en la IDM Fátima al Barça B. Los granates quieren aprobar su asignatura pendiente, que no es otra que conseguir la primera victoria ante su afición, una tarea que será complicada contra uno de los mejores equipos de la categoría como es el filial blaugrana. El duelo arrancará el sábado a las 20:30 horas con arbitraje de la pareja formada por el valenciano Estellés García y el madrileño Montero Suárez.

Buena jornada vespertina de sábado con la previa de los dos duelos juveniles y un rival de postín como es el FC Barcelona B para servir el plato fuerte con el partido de División de Honor Plata. Un equipo catalán insultantemente joven y talentoso, pero esa juventud puede llevar también a ser algo imprevisible en la versión que pueda exhibir sobre la pista de Fátima. De momento, los de Roi Sánchez han efectuado un muy buen arranque de competición, con tres victorias ante duros rivales como son Alcobendas a domicilio y Bordils y Alarcos en casa, y una derrota en la pista del Novas. Son segundos siguiendo junto al Teucro la estela del líder inmaculado Cisne, y tratarán de mantener esa plaza en Córdoba.

Por su parte, en el seno del Cajasur se han vivido dos semanas algo extrañas, con el mal sabor de boca de perder otra vez sobre la bocina contra el Cisne y la falta de tres efectivos para entrenar, como son los casos de los dos porteros Ramón y Ricardo y el zurdo Domingo Lunes Martes, con compromisos internacionales en balonmano playa. El aplazamiento copero contra Guadalajara y liguero ante Antequera no ha hecho más que aumentar las ganas de demostrar que el equipo puede estar más arriba y de conseguir de una vez los primeros puntos en casa.

No es una excepción en una categoría tan complicada, pero Escribano es totalmente consciente de la dificultad que entraña el partido porque “recibimos a uno de los gallitos de Plata, una selección de jugadores jóvenes entre último año de juvenil y dos-tres primeros años senior, gente con mucha calidad, ganas de aprender y seguir progresando. Además juegan sin ninguna obligación clasificatoria, sin presión por el resultado, y eso los convierte en más peligrosos”.

De la escuadra blaugrana, el técnico granate destacó principalmente la velocidad que imprime a todas sus acciones, “tienen muy trabajado el contraataque y el saque de centro rápido, en general juegan muy rápido y son muy seguros, cometiendo pocos errores. Rotan mucho y por eso a veces tienen un equipo muy dinámico y otras veces es más corpulento y con lanzamiento exterior. En defensa están bien trabajados desde la base, presionan el pase, controlan la distancia en el uno contra uno y siempre están predispuestos a salir rapidísimo al contraataque”.

Escribano tiene claro que su equipo debe rayar a un muy alto nivel para sacar algo positivo de este partido. El entrenador cajista destacó al respecto que “no podemos cometer errores, especialmente en ataque, porque supondrán contraataques inmediatos. Hay que correr hacia atrás porque suben rapidísimo y tienen mucha capacidad de lanzamiento a media distancia tras saque de centro”.