Pablo Alfaro: "ya hemos visto un poquito la luz al final del túnel"

21 de febrero de 2021 | 2ª División B | Diego Arellano

El técnico blanquiverde afirma que " estamos en la pomada otra vez, en la pelea" y matiza que "ahora tenemos el vaso un poquito medio lleno, lo vemos mejor"

Al Córdoba no le quedaba otra ante el Linares que conseguir el triunfo para mantenerse con vidad en su lucha por conquistar una de las tres primeras plazas de la clasificación. Y lo hizo, el Córdoba se impuso 2-1 al líder con un tanto de Luismi en los compases finales de la contienda. El técnico blanquiverde, Pablo Alfaro, se mostró contento y feliz por el triunfo y lo primero que hizo fue reconocer que "ojalá sea así" y continuó diciendo que "hoy hemos conseguido tres puntos importantísimos para nosotros, para nuestras aspiraciones ante un muy buen rival que sigue siendo líder de nuestro subgrupo, y ha costado muchisimo. Ha sido un triunfo muy trabajado y sufrido porque ha habido momentos del partido en que ellos han sido superiores, momentos en los que hemos podido igualarlo". Resaltó del mismo modo que "lo que es el fútbol que en uno o dos minutos te cambia  toda la dinámica". Para el preparador cordobesista "lo más importante es la consecución de los puntos, que se quedan en Córdoba y que pueda ser ese punto de inflexión para que el equipo pueda seguir creyendo en sí mismo".

Al igual que en la previa, Alfaro afirmó que "en la meta volante de hoy lo importante era conseguir los tres puntos, que se han conseguido con mucho sufrimiento y ante un muy buen equipo. Hemos tenido que trabajar muchísimo para poder doblegarlos. Hoy hemos tenido ese puntito de fortuna y de efectividad, que es vital, hemos estado más acertados que ellos en la definición. Acortamos otra vez distancias, todo sigue igualadísimo pero ya hemos visto un poquito la luz al final del túnel".

Del juego del equipo, Pablo Alfaro destaca "el compromiso de los jugadores, la ilusión por ganar y quitarse ese peso de encima y sobre todo el esfuerzo y el trabajo. Hoy el equipo se ha esforzado muchísimo, se ha ordenado cuando no ha tenido el balón, ha sabido salir a las contras muy bien y ha sido el trabajo colectivo". Destacó que "los cambios también han aportado mucho. Era un partido para pelearlo hasta el final y disputarlo hasta el final porque las diferencias con este equipo no existían".

El equipo sufrió hasta el final y el preparador blanquiverde reconoció que sufriendo saben mejor las victorias "saben muy bien, sobre todo porque a los jugadores los ves en el vestuario derrotados de cansancio pero con la sonrisa por la satisfacción del deber cumplido. La semana ha sido muy tensa, somos conscientes de la responsabilidad que tenemos y que tenemos mucha gente detrás empujando y me alegro mucho por mis jugadores y por el cordobesismo. Solo son tres puntos, pero hoy es de esos días que nos vamos a la cama con la satisfacción del deber cumplido".

Este triunfo anímicamente supone "un chute de autoestima, porque hay veces que se puede ganar de forma más brillante y hay veces que se puede ganar apretando los dientes, todos a una y cuando ha tocado defender el resultado lo hemos hecho con oficio y sobre todo con pasión. Hoy tocaba hacer eso, si no no hubiésemos doblegado al Linares. Aún así ha sido muy complicado y difícil. Ese merecimiento es para ellos y espero que se puedan desatascar situaciones por esa tensión".

Ahora, sin partido por delante la próxima semana, Alfaro matizó que "toca una semana limpia para poder descansar, para poder seguir trabajando. Estamos en la pomada otra vez, en la pelea. Mi intención es volver a ilusionar a todo el mundo como pasó hace mes y medio y yo soy el primero con las ganas de seguir remando".

Para Alfaro, volver a ganar en casa supone "alegría, la autocrítica de que no pueden pasar otros 50 días para volver a ganar, hemos marcado dos goles, que también nos estaba costando mucho, y seguimos sumando y seguimos remando. Ahora tenemos el vaso un poquito medio lleno, lo vemos mejor".

El Córdoba pasó del 1-2, tanto que salvó Edu Frías, al 2-1 prácticamente en la jugada siguiente con un gol de Luismi, del que dijo que "es un chico del filial que trabaja con nosotros todas las semanas no le podemos pedir que salve los muebles él, pero hoy ha entrado y nos ha aportado ese vigor físico ahí arriba, ese esfuerzo y sobre todo esas rupturas. Sabíamos que la velocidad de nuestros hombres de arriba nos lo podía dar. Necesitamos velocidad arriba, vigor para poder desatascar situaciones". Tras el gol de Luismi y aún con varios minutos por jugar, Alfaro afirma que los vivió "con la angustia de saber que el resultado estaba justo, que quedaba muy poco tiempo, que Xavi se nos lesiona, que había que reajustar todo otra vez y lógicamente intentar trasmitir ese oficio hasta el final".