El Córdoba sigue en una situación económica angustiosa

18 de noviembre de 2019 | 2ª División B | Redacción

La pesadilla de una mala gestión que pagan los aficionados

La situación del Córdoba no deja de ser angustiosa y el club ahora tiene unos gestores que fueron nombrados por el juzgado de instrucción para llevar la administración del club verdiblanco hasta que queden claras las cuentas del club. Todo esto tiene unas consecuencias a corto plazo complicadas, entre las que destaca la total ausencia de tesorería para llevar acabo las más básicas actividades que debe acometer un club de fútbol.

  • A nivel deportivo, el Córdoba está aguantando
  • Los problemas en los suministros
  • Los problemas en los suministros
  • Una solución que puede estar cercana

A nivel deportivo, el Córdoba está aguantando

A pesar de los malos momentos económicos, el conjunto verdiblanco se encuentra sin apuros en la tabla e incluso mantiene posibilidades de luchar por el ascenso de categoría. Las casas de apuestas le dan opciones para vencer al UCAM Murcia que está por debajo en la tabla, aunque nunca esté de más recibir unos consejos sobre cómo elegir las casas de apuestas online con las mejores cuotas, que pueden descender si el equipo no puede ni viajar a la capital murciana.

Precisamente, este aspecto, es una buena muestra de la influencia que comienza a tener la situación del club a nivel deportivo. Los jugadores han soportado no poder cobrar dos mensualidades, pero ahora se ponen en peligro hasta los viajes del club fuera de la capital cordobesa.

La nueva administración que lleva el club encontró que el Córdoba tiene una deuda de carácter comercial con la empresa que se encarga de esta clase de servicios que supera los 100.000 euros. Este dinero es importante y justifica el que se esté encontrando con la negativa a seguir realizando más servicios hasta que no se le pague lo debido.

Los problemas en los suministros

Cuando los problemas llegan, sufren todos los ámbitos de un club. La Ciudad Deportiva del Córdoba en estos días ha estado sin luz eléctrica. Desde la compañía de energía que distribuía la luz en las instalaciones cordobesistas, tomaron la decisión de cortar la electricidad por los impagos del Córdoba CF, que es el que se encarga de la gestión de la instalación deportiva.

Un gran problema deportivo, puesto que la Ciudad Deportiva la usa el primero equipo a la hora de entrenar, así como toda la cantera. Una situación que ha llevado a que equipos no hayan podido usar las instalaciones por la escasez de luz en los campos.

El momento actual del Córdoba no cabe duda de que preocupa, máxime porque hasta no hace mucho tiempo era una entidad que gestionaba millones de euros sin problemas. Ahora la justicia es la que demanda rapidez a los administradores concursales para que se pueda contar con los necesarios informes de viabilidad que hay que tener en cuenta para todos los sectores del club, tanto en lo deportivo como en lo legal, donde el club tiene muchos pleitos por delante.

Una solución que puede estar cercana

A todos los amantes del Córdoba y que hasta hace poco disfrutaban de la LFP, un ascenso o la temporada en Primera División, les parece un mal sueño ver ahora a agentes de la Guardia Civil actuar como Policía Judicial. La Benemérita es la que tiene redactar los preceptivos informes sobre la documentación que se extrae desde las oficinas del club.

Otro de los aspectos importantes y que puede deparar alguna sorpresa, es la determinación de la existencia o no de cuentas corrientes desconocidas que tengan relación con la tesorería del club en entidades financieras españolas o de fuera de nuestro país.

La pesadilla de una mala gestión que pagan los aficionados

Dicen que de los errores se aprende, pero en el caso de los aficionados del Córdoba CF, seguro que desconocen los errores que han cometido ellos. Al final son los seguidores, empleados y los jugadores son los que terminan pagando los errores de los clubes y el de unas directivas que se marchan, pero dejan tocada a una afición que, como la del Córdoba, está curada de espanto.